La familia es una de las estructuras sociales más antiguas y nucleares en la historia de la humanidad, donde las personas crecen, aprenden y tienen la oportunidad de sentirse queridas. Es por tanto un sistema natural de apoyo que perfila la andadura individual de cada ser humano en la vida. Probablemente porque somos frágiles y nuestro periodo de aprendizaje vital es muy largo, este recuso es fundamental.

La familia es el entorno sobre el que se fraguan los aprendizajes más relevantes y duraderos, es el escenario de desarrollo y de educación más importante para todos los individuos que la conforman: abuelos, padres, hijos… El aprendizaje más importante que los adultos dan y comparten con los niños es el aprendizaje de la vida, porque la familia es la primera escuela donde toda persona se inicia. Los padres, como adultos y miembros más expertos, son los encargados de proporcionar un ambiente adecuado para la educación de los miembros menos expertos: los hijos, además esta función es categorizada como una tarea evolutiva que ha de resolverse adecuadamente para evitar que sea fuente de problemas ahora y en el futuro, tanto por parte de los padres como de los hijos. Aunque no en todas las familias ocurre, siempre que hay oportunidad para una relación cercana con los abuelos, éstos también desempeñan roles educativos en el núcleo familiar.

Desde nuestro marco teórico, la concepción ecológico-sistémica todos los miembros son importantes, especialmente las relaciones que se establecen entre los mismos y con el entorno, pero la figura de los padres y su relación con los hijos es crucial. En Dandelión valoramos y nos apoyamos en todo este sistema para implementar cambios significativos y duraderos sobre el individuo.

Las actuaciones individuales de cada persona están influidas por los modos de proceder de sus padres, abuelos, hijos,… así como por los ajustes que éstos ponen en marcha para adaptarse a los cambios que se dan en su entorno, al mismo tiempo el comportamiento de cada uno influye en el ambiente que le acoge, y en cómo se comportan las personas que le rodean. Los cambios en el entorno y en las personas pueden llegar de manera natural, pero también de forma accidental e inesperada, especialmente en éstos casos es más urgente llevar a cabo un ajuste y adaptación de todo el sistema familiar y del entorno, para promover la mejor adaptación del individuo a la nueva situación.

Pongámonos en la situación de unos padres con un hijo con alguna discapacidad que están inmersos en el difícil proceso de decidir el tipo de escolaridad para su hijo. La situación del niño se verá influida por la decisión de sus padres principalmente, la cual estará motivada por la influencia que las circunstancias familiares, personales y contextuales ejerzan, así la decisión de escolarizar al niño en un tipo de centro u otro estará  apoyada en las creencias que los progenitores tengan sobre educación y parentalidad, en  informaciones y apoyos recibidos desde asociaciones y expertos a los que se tenga acceso, en la posibilidad de contar con el apoyo de los abuelos para el cuidado del niño, en los recursos económicos disponibles para afrontar una u otra situación, en las ayudas sociales a las que puedan optar,… Del mismo modo las actuaciones de esos padres influirán en cómo la familia se ajuste a la situación del niño, en cómo actúen otros padres que se encuentren en una situación familiar parecida, etc.  En definitiva, todos los agentes del entorno ejercen una u otra influencia en el individuo, de manera más o menos directa, los sistemas familiares están inmersos en esta extensa red de influencias que implica a sus propios miembros, a los ajenos, y al entorno.

Por todo esto, resulta fundamental conocer el entorno sobre el que aparece la demanda: detectar los apoyos y las dificultades del mismo, y ajustar en cada caso la intervención a todo lo analizado. Si queremos provocar cambios duraderos y significativos, necesitamos que el entorno y toda la red de influencias que rodean la demanda, estén también inmersos en ese cambio, y remen todos en la dirección esperada. Dandelión procura acciones preventivas y de intervención que están en esta línea.